ARGENTINA: HISTORIAS DEL PRT-ERP Y ACTUALIDAD DE SU LEGADO MEMORIAS DEL PAÍS EN REBELIÓN

ARGENTINA: HISTORIAS DEL PRT-ERP Y ACTUALIDAD DE SU LEGADO MEMORIAS DEL PAÍS EN REBELIÓN

MEMORIAS DEL PAÍS EN REBELIÓN: CONVERSACIÓN CON CARLOS “VASCO” ORZAOCOA
PRIMERA LÍNEA REVOLUCIONARIA

Carlos “Vasco” Orzaocoa formó parte del PRT-ERP. En este diálogo recorre su experiencia como militante a partir de recuerdos, anécdotas e historias que se escriben también en presente, como la reciente recuperación de una imprenta clandestina del PRT. Escuchar las voces de quienes vivieron y fueron artífices de los tiempos del país en rebelión deviene un espacio de aprendizaje para pensar/actuar aquí y ahora. Porque las preguntas que se hacía el PRT de como organizarnos, con quienes y para quéestán más vigentes que nunca. Y arriesgamos que, aunque las respuestas están en construcción, el horizonte sigue siendo un socialismo en el que quepan muchos socialismos.

Por Antonella Álvarez y Hernán Ouviña

Ilustración: Gomera de dos metros para la autodefensa en Tucuman

de Sofía Labriola y Alan Dufau

 -Se cumplen 50 años del Congreso donde se crea finalmente el ERP. ¿Por qué es importante traer al presente la historia de lucha del PRT-ERP? ¿Qué implica recordar esos años?

-Vasco Orzoacoa: A partir de 1955 la Argentina vivía una crisis de régimen político de su democracia burguesa, tan grave como la actual, aunque por causas distintas. La caída del gobierno bonapartista de Perón y los intentos con medios electorales o no de estabilizar las instituciones concluían en rotundos fracasos. El Partido Peronista estaba proscripto.  Y con ello, el sector mayoritario de la población, y en especial una clase obrera poderosa que estaba excluida del sistema político. Eso derivó en una fuerte resistencia social a los planes de las clases dominantes de recomponer orgánicamente elcapital para desmantelar el Estado de Bienestar Social, privatizar y extranjerizar la economía y así aumentar la rentabilidad. La clase obrera se movilizó por recuperar los sindicatos, acudió al sabotaje fabril contra las patronales y a los “caños” contra burócratas y empresarios. Era una clase obrera vigorosa, de un capitalismo entre medio y chico, pero todavía pujante. Las huelgas generales paraban el país de punta a punta. La clase obrera había madurado y sacado conclusiones sobre las limitaciones del bonapartismo peronista. Por eso los programas de La Falda y Huerta Grande del 58 y del 62.

En 1958 asume la presidencia el desarrollista Arturo Frondizi. Gana gracias a los votos que ordenaba Perón desde Madrid. La decepción fue que entregó el petróleo a las multinacionales, la educación universitaria a la Iglesia Católica, privatizó el Frigorífico Lisandro de la Torre y con el Plan Conintes (Conmoción Interna del Estado) puso presos a miles de trabajadores que iban a la huelga.

En 1963 se dan dos hechos muy importantes: asume la presidencia Arturo Illia con sólo el 25 % de los votos y proscripto el Peronismo y se presenta en el Norte Argentino el guevarista Ejército Guerrillero del Pueblo. Su comandante segundo es Ricardo Masetti que desde su campamento Augusto César Sandino le manda una carta a Illia donde le dice que al haber ganado con el 25 % de los votos no tiene ninguna legitimidad y que francamente descree en su promesa de anular los contratos petroleros y nacionalizar la industria y laboratorios farmacéuticos mayoritariamente extranjeros. Al final Masetti tenía razón porque ese intento de Illia le valió el golpe militar del 66. Un poco antes también habían surgido las organizaciones guerrilleras Uturuncos y Taco Ralo.

El golpe del ´66 pone en el gobierno un régimen autoritario, conservador y católico y en lo económico liberal y desarrollista, que busca la inversión extranjera para modernizar y concentrar el capitalismo argentino. Utiliza la inflación y la devaluación para reducir los salarios y así aumentar la renta capital. Interviene las Universidades y a los pocos días en una protesta, en Córdoba, cae muerto por bala policial Santiago Pampillón.

De aquí al Cordobazo las movilizaciones fueron cada día en todo el país. Nace para conducirlas la CGT de los Argentinos. En Córdoba es Luz y Fuerza y su Secretario es Agustín Tosco, que coordina con otros gremios un Sindicalismo Combativo que hace unidad con el Movimiento Estudiantil. Así llegamos al Cordobazo, pero antes ha sido el Correntinazo y el Rosariazo y en los mismos días del Cordobazo fue el Tucumanazo. Es el país en Rebelión.

En esos días y en los siguientes el debate ideológico, de táctica y estrategia, de cómo organizarnos, con quiénes y para qué adquiere la intensidad de las grandes conmociones históricas. No habrá sido como aquello de “los diez días que conmovieron al mundo” pero sí que allí se engendró mucho del devenir argentino de los siguientes años. Y por supuesto que uno de los temas más discutidos por esa vanguardia obrera y estudiantil fue la de la violencia revolucionaria como necesaria reacción al Estado represivo que caía contra nosotros, que ya habíamos perdido decenas de compañeras y compañeros.

Los/as compañeros/as que al año siguiente decidieron la construcción del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) habían vivido intensamente todo este recorrido histórico. En su mayoría venían del Norte argentino donde los Ingenios azucareros se habían convertido en trincheras de lucha obrera ante la decisión dictatorial de cerrarlos. O de los Obrajes de Santiago del Estero donde con el habla quichua se alentaban pasiones libertarias. También desde Córdoba se hacía presente la rebeldía obrera de la gran fábrica. Y apelando a la historia en la reivindicación de la Primera Independencia en aquel proyecto frustrado de soberanía anticolonialista de San Marín, Belgrano, Moreno, Castelli, Monteagudo, Artigas y muchos más.

Escribir sobre todo lo que hizo el PRT-ERP sería para hacer un libro. Tenemos mucho publicado y valiosos testimonios. A eso me remito.

A 50 años tenemos que decir que esa situación revolucionaria que se abrió en los 70 fue derrotada. Fue derrotada la clase obrera y todas las organizaciones políticas y militares que apostamos al poder para conducir Argentina al socialismo. Tuvieron que acudir a ladictadura y al genocidio. A fuerza de muerte lograron restablecer el orden burgués seriamente cuestionado. Alfonsín y los que le siguen son continuadores de eseorden. A la derrota militar siguieron derrotas morales e intelectuales. Muchos aceptaron la derrota. Se pasaron al posibilismo. A la moda del progresismo. Y esta adaptación y aceptación también fue intelectual: el posmodernismo, la ausencia de sujeto, la renuncia explícita a las herramientas teóricas del marxismo.

Desde hace 50 años Argentina vive un escalamiento de retroceso y descomposición sin interrupción. Su capitalismo está en bancarrota y sus empresarios que viven gracias a la teta del Estado son puro parasitismo y corrupción. Su deceso histórico ya está anunciado. Es inevitable que la clase obrera se plantee nuevamente elasalto al poder.

Y no somos pocos los sobrevivientes que creemos con Lenín en la actualidad de la revolución socialista. Mucho más ahora con este verdadero colapso capitalista mundial. No somos pocos los que leemos y releemos a Santucho y su análisis crítico del populismo y el reformismo. Y cada día son más los jóvenes que se deciden a continuar este camino de la revolución socialista.

– ¿Qué proyectos revolucionarios a nivel continental y mundial tenían como referencias y por qué?

-VO: Esta pregunta nos lleva a rastrear las ideas y pensamientos que dieron orígenes al PRT y ERP. El “Negro Antonio” (así le llamábamos en Córdoba) era uno de los hermanos mayores de Roberto Santucho. Dueño de la más conocida librería de Santiago del Estero, la había convertido en un espacio de encuentro de intelectuales y trabajadores de la cultura. Bien provista de libros y folletos que venían de Perú y Bolivia. Es que el Negro conocía como pocos la historia de sus pueblos. Había seguido con adhesión y optimismo primero y con profunda decepción después los pasos de Raúl Haya de la Torre en Perú. Su adhesión era a los primeros tiempos de Haya cuando con José Carlos Mariátegui había fundado el APRA [Alianza Popular Revolucionaria Latinoamericana]. Así pudo leer los escritos de Mariátegui y a través de él percibir a ese actor fundamental que era el indio. En el norte argentino los originarios y su descendencia, sometidos en los obrajes y como cosecheros super explotados, eran tan reprimidos por los capangas como en Perú y Bolivia. El Negro aprendió a hablar y escribir en quichua y viajaba al interior de Santiago del Estero y Salta para alentar rebeldías y resistencias. Los primeros periódicos del FRIP (Frente Revolucionario Indoamericanista y Popular) eran escritos en castellano y en quichua. Lo tuvimos al Negro unos meses militando en Córdoba, por el ´72 y ´73. De poco hablar, era profundo estudioso de Hegel y Marx. Nos alentaba a que estudiáramos Hegel. Y nos decía que el ser, el sujeto hegeliano, era el poder obrero y popular que debíamos construir.

Y el FRIP crece en las bases obreras de los Ingenios de Tucumán. En el ´66, cuando la dictadura de Onganía decide cerrar 13 Ingenios, Tucumán arde. En una de las represiones cae Hilda Guerrero de Molina. En San José los obreros han secuestrado a patrones y gerentes y amenazan con incendiar el Ingenio. En el ´68, cuando viajé a Tucumán, el Negrito Fernández me contaba con lujo de detalles esas jornadas a pura lucha. Y en las charlas extendidas que teníamos en su humilde casa, junto a su madre, doña Lucía, me contaba de su niñez de “changuito cañero” que no había podido ir a la escuela por cortar caña, que apenas sabía deletrear pero que los compañeros del Partido le estaban enseñando a leer. Y el Negrito Fernández se convierte en uno de los principales dirigentes del PRT. En sus reuniones era infaltable su prédica impulsando la lectura de los clásicos del marxismo, que él leía y releía apasionadamente.

A los pocos años de la Revolución Cubana Mario Roberto Santucho viaja a la Isla. Y se identifica con ese proceso al socialismo, a tan pocas millas del monstruo. El viaje a Cuba se reiterará varias veces, la última después de Trelew. Y se tejieron lazos con los dirigentes cubanos y también con muchos movimientos revolucionarios de la Patria Grande. Uno de ellos fue con el Frente Sandinista de Nicaragua. Y eso nos permitió, a una decena de militantes internacionalistas del PRT, estar en Nicaragua el 19 de Julio de 1979 y entrar victoriosamente a Managua, orgullosos de vestir el uniforme de combate del Ejército Sandinista.

Cuando el FRIP hace Frente Único con Palabra Obrera, y juntos forman el PRT en 1965, los hermanos Santucho y ese núcleo de intelectuales y obreros del norte argentino, entran en contacto con las corrientes internacionales trotskistas, de la cual Nahuel Moreno era uno de los más destacados dirigentes. De esa experiencia, que dura sólo dos años el PRT, ya ahora sin Nahuel Moreno, incorpora importantes lecturas. En las escuelas de formación leíamos “La Historia de la Revolución Rusa” y “La Revolución traicionada” de León Trotsky. Sin embargo, el PRT nunca se definió como trotskista y sí como Guevarista. Nuestras lecturas fueron variadas: también Mao y el vietnamita Le Duan y mucho de Historia Argentina desde Mitre que nos permitió conocer en detalle las expediciones al Norte de Castelli y Belgrano y al Perú de San Martín hasta los muy científicos trabajos de Milcíades Peña en sus varios Tomos de la Historia Argentina. De todo ese variado bagaje teórico fuimos amasando una propuesta de socialismo que tenía muy en cuenta las particularidades nuestras de país dependiente y latinoamericano con un capitalismo tardío y atrasado.  Y ese “mirar hacia adentro” de la sociedad y la historia de la Patria Grande nos hacía pensar en la necesidad de apartarnos de ese euro centrismo tan metido en nuestras instituciones y costumbres, en nuestras leyes y formas estatales. Una composición tan subalterna y de Patria adentro nos hizo muy críticos del Puerto y su historia dominante.

Con todo ese acopio nos encontró el Cordobazo y ese tiempo de pueblazos a lo largo y ancho del país. El PRT pudo ligarse y penetrar en lo más concentrado del capitalismo argentino. En Córdoba se incorporan Gregorio Florez, el “Cabezón” Sufi, el Negrito Castello, Oropel, Ledesma, el burrito Martínez, el Gringo Bizi, el Caña Murúa, que son lo más consciente de esa vanguardia de las grandes fábricas. Lo mismo pasa en las grandes concentraciones de Rivera del Paraná y del Gran Buenos Aires. Ya estábamos sólidamente instalados en el corazón del capitalismo argentino. Nuestros compañeros de las Comisiones Internas aplican los controles de producción e instalan de hecho eldoble poder en las fábricas. Y las Patronales no se animan a ordenar los despidos y la represión porque además de la movilización obrera, el ERP es para ellos una amenaza constante que no se anda con chiquitas.

Otra construcción muy influyente en nuestro crecimiento y formación fue la JCR (Junta de Coordinación Revolucionaria) en conjunto con MLN Tupamaros de Uruguay, el MIR chileno y el ELN de Bolivia. En el corto tiempo de su existencia se hicieron vínculos muy estrechos, de colaboración conjunta, de mucha fraternidad y de una común visión latinoamericana. En 1973 con el Perro Correa (Secretario General del sindicato de Correos y Comunicaciones de Córdoba) viajamos a Santiago de Chile a la primera escuela de Formación de la JCR. Y ahí nos encontramos con los compañeros y compañeras de los distintos países (también concurrían del MIR peruano). Aún gobernaba Salvador Allende. Los compañeros chilenos nos llevaron a conocer los Cordones Industriales y las barriadas populares donde gobernaban verdaderos poderespopulares dirigidos por el MIR. Por donde fuéramos se respiraba revolución, con grandes retratos del Che y Fidel. La barriada y campamento La Nueva Habana era verdaderamente territorio liberado. Pero ya se veía venir el golpe pinochetista. Y la escuela lamentablemente no se pudo hacer.

Eran tiempos de revolución. En toda la Patria Grande. Hoy los estamos recuperando. Señal de continuidad y de que los sacrificios no han sido en vano.

– ¿Cómo se vivía desde la militancia la articulación entre la lucha clandestina y la lucha legal? ¿Cómo se pensaba desde el PRT-ERP la disputa de sentido público del imaginario social? En el mismo sentido ¿Cómo pensaban la Prensa y la Propaganda y cuál era la importancia de tener una imprenta?

-VO: El PRT le dedicó un gigante esfuerzo a lograr articular y combinar eficazmente la actividad legal con la ilegal. Como destacamento revolucionario debía necesariamente realizar actividades que, tanto en regímenes dictatoriales como de democracia burguesa, eran considerados por el Estado como contrarios a las leyes, y por lo tanto perseguibles por el aparato judicial y represivo. Ante el hambre de los sectores más desplazados y precarizados, los comandos del ERP copaban camiones de alimentos y los repartían en las barriadas populares. Lo mismo se hacía cuando expropiábamos a grandes laboratorios, generalmente extranjeros, remedios y medicinas y los distribuíamos en los dispensarios barriales. O cuando expropiamos fuertes sumas de dinero como en el Banco Nacional de Desarrollo que nos permitió entre muchas cosas hacer imprentas clandestinas. O cuando copamos destacamentos policiales y militares para expropiar armas y municiones que servían al armamento de nuestros combatientes. El ERP era un destacamento armado, férreamente disciplinado y con cadena de mandos, que cuidaba rigurosamente la clandestinidad y el tabicamiento. Solamente nuestro responsable directo conocía donde vivíamos y donde trabajábamos. Nuestra vida transcurría en la normalidad y legalidad de un trabajo y una familia. Y cuidábamos esa legalidad rigurosamente. Hasta que éramos detectados por el enemigo y entonces ó caíamos presos o pasábamos totalmente a la clandestinidad. El ERP tenía unaprensa que era su órgano de difusión, que se editaba y distribuía clandestinamente y que se llamaba Estrella Roja. Nos llamaban “los muchachos de la Estrella” y en mil paredes quedó en rojo la estrella de cinco puntas, que representaban la liberación de los cinco continentes. A principios de este año me encontré con una señora mayor, muy humilde, que me decía recordando agradecida “gracias a los muchachos de la Estrella mis hijos supieron qué era el yogur.”

Lo otro era el aprovechamiento de la legalidad para difundir las ideas socialistas. Tuvimos en forma legal el diario “El Mundo” y las revistas “Nuevo Hombre”, “Posición” y “Patria Libre”. Con periodistas que en su mayoría no pertenecían al Partido pero que coincidían en transmitir un mensaje emancipador. Y construimos con muchos aliados el Frente Antiimperialista y por el Socialismo (FAS) que tuvo locales, órganos de prensa, boletines y que ejercía una actividad cultural y política programática, legal y bien pública.

Toda esta gigantesca actividad e influencia del PRT-ERP fue conocida por todos los argentinos y contó con la adhesión y simpatía de importantes sectores. De otro modo no hubiera sido posible tanta incorporación a sus filas, tanto relacionamiento político con innumerables organizaciones sociales y políticas con las que se lograron frentes, acuerdos de trabajo y consensos de proyectos culturales (Frente de Trabajadores de la Cultura) y políticos.

Si queres contarnos el reciente proceso de recuperación de la imprenta en Córdoba y ,vinculado con este presente, ¿qué aprendizajes y balance compartirías con quienes empiezan a militar por otro mundo posible?

-VO: En el año 2005 los hijos de Héctor Martínez y Victoria Abdonur, en carácter de herederos de su padre y madre desaparecidos, se presentaron a reclamar la devolución de la casa paterna donde había funcionado una Imprenta clandestina del PRT.  Sus abogados eran el Dr. Pedro Salvadeo y yo.  La casa había sido ocupada por los militares desde el 12 de julio de 1976 y convertida en un centro de detención. Cuando se fueron en 1979 quedó bajo control de un Juzgado Federal que puso personal judicial para que la habitara. Pese a que teníamos las escrituras de propiedad y demás documentación necesaria se inició un litigio que duró 14 años. En ese tiempo acudimos a todas las instancias del Estado, incluidos gobernantes y legisladores. Además de pretender legítimos derechos, exponíamos las razones de recuperación de una memoria imprescindible. Nada conseguimos durante más de una década. Para el poder una imprenta clandestina y más del PRT era inviable y mejor que siguiera desaparecida. Nuestra persistencia y la visibilidad conseguida por una creciente movilización permitió que el 7 de marzo de 2019 nos entregaran, previa sentencia restitutoria, la casa de Fructuoso Rivera 1035. La decisión de los legítimos sucesores era convertirla en una Casa de la Memoria. Se inició, a partir de allí, una ciclópea tarea de recuperación material y de todos los materiales allí impresos. También de recuperación de la memoria de todos y todas las compañeras que habían hecho una construcción gigante a 10 metros del nivel del piso y a continuación una tarea gráfica de periódicos El Combatiente del PRT y Estrella Roja del ERP, más libros de historia, economía, literatura y poesía. Y todo en forma clandestina. Hace unos días se cumplieron 44 años de la caída de la casa y de la imprenta. Y así fue nuestro comunicado:

                                                    A 44 años

Esta casa, y la “Imprenta Roberto Matthews”, que difundía desde Córdoba ideas de Independencia, Soberanía y Socialismo, fue ocupada por el Poder el 12 de Julio de 1976 y sus militantes posteriormente desaparecidos.

A 44 años y viendo a nuestro país en el hoy, pero desde atrás, observamos:

Que tenemos una Deuda Externa convertida en embargo a perpetuidad. Que nos somete a condición de Colonia. Y que desde que surgió y creció en la Dictadura ningún gobierno la cuestionó.

Por el contrario, el actual gobierno es obediente a las presiones de Cámaras empresariales, Clarín y La Nación, FMI y Fondos Buitres.

Con una Justicia para nada creíble y masivamente deslegitimada.

Con un Parlamento que es sólo alfombra y gasto inútil cuantioso, que pagamos los argentinos.

Con los Partidos Políticos gobernantes convertidos en oficinas de negocios del Poder.

Con una corrupción generalizada de fiscales y jueces, legisladores, gobernantes, empresarios y fuerzas de seguridad.

Mientras tanto nuestro pueblo está cada día más pobre e indigente.

Por todo esto y desde más atrás: Desde el 25 de Mayo de 1810; desde el 9 de julio de 1816 y desde  la década del 70, juramos ante nuestras compañeras y compañeros caídos, continuar con sus  luchas y  rebeliones, hasta conquistar  la dignidad de ser independientes, soberanos, antipatriarcalistas y socialistas, como lo  querían las compañeros y compañeras que hicieron esta Imprenta “Roberto Matthews”.

                                            Desde Córdoba. Casa de la Memoria. 12 de Julio de 2020

“La MEMORIA no es un detenerse melancólico sobre lo pasado, sino una lucha que moviliza, organiza, predispone y opera, también críticamente. Los ´Espacios de Memoria´ en nuestro país, en lugar de clausurar una discusión con respecto al pasado y entregarse a la victimización de los/las caídos/as, siguen siendo una piedra de escándalo, un punto de diferencia, de LUCHA, de posicionamiento”.

La memoria de nuestras compañeras y compañeros asesinados y desaparecidos por la dictadura militar y antes por las Tres A, en tiempos de democracia burguesa, fue rescatada en un duro enfrentamiento contra el Estado y sus Instituciones. Fue una pelea que contó con tanta adhesión y consenso en el pueblo argentino que Alfonsín tuvo que “oficializarla” pero aditándole engañosamente la teoría “de los dos demonios” poniendo un signo igual entre la violencia dictatorial y la violencia de las organizaciones armadas revolucionarias. Nosotros en cambio, somos preservadores de la memoria de quienes lucharon y murieron por una sociedad sin clases. El Kirchnerismo fue y es también una variante “progresista” de quienes quieren ocultar el contenido y actualidad de la memoria de los vencidos. Por eso los jóvenes, ante esta situación dramática de colapso del sistema que vive nuestro país y el mundo deben ir más allá del legítimo y justo reclamo de justicia y castigo a los genocidas para reivindicar la continuidad y actualidad de las luchas de nuestra compañeras y compañeros en un sentido anticapitalista, antipatriarcal y socialista.

-Tenés alguna anécdota que te gustaría compartirnos de esos años de militancia

-VO: Era a fines de 1972. Roberto Santucho, regresado de Cuba, después de Trelew, estaba en Córdoba.  Mi tarea partidaria era ayudar a Robi Santucho, el hombre más buscado del país, en sus traslados, citas y enlaces. Tratábamos que se moviera lo menos posible. Una tarde me pregunta si yo podía sacar un libro de la Biblioteca Mayor de la Universidad. Como aún mantenía la Libreta Universitaria le respondí que sí. Me pidió un tomo de la Historia Argentina de Mitre. Al día siguiente me aparecí con el libro que Robi empezó a hojear y leer su índice. Pero resultó que lo que él buscaba no estaba en ese tomo. Tampoco me explicó qué era lo que buscaba. Y me pidió que al devolverlo sacara otro también de Mitre (sólo podía retirar uno por ves). Repetí otra vez la ida a la biblioteca, retirar y llevarlo a Robi. Nuevamente fracasó. No era ese el tomo. Recién al tercer tomo tuvimos suerte y Robi leía y anotaba. Me agradeció la gestión y no hablamos más del tema. A los pocos días y muy temprano salgo de mi casa para el trabajo, compro el diario y para mi sorpresa toda la tapa estaba dedicada al copamiento que el Ejército Revolucionario del Pueblo había realizado durante la noche sobre el cuartel 141 de la ciudad de Córdoba, con extracción de varias toneladas de armamento. Todas las tapas de los diarios del país daban cuenta de lo acontecido. Y en el diario “La Voz” que yo tenía en las manos se podía leer el Comunicado del ERP: “Cuando el General Belgrano pasa por Córdoba para hacerse cargo del Ejército del Norte varias decenas de jóvenes cordobeses le manifiestan su voluntad de incorporarse a sus filas. Con ellos Belgrano forma la Compañía Decididos de Córdoba” y continuaba el comunicado diciendo que “siguiendo ese ejemplo el ERP ha decidido constituir una compañía y llamarla Decididos de Córdoba que nace copando el 141”. En esa referencia histórica Robi para mayor credibilidad le había agregado “como lo dice Mitre”. Recién ahí entendí para qué había servido mi libreta universitaria y mis varias idas a la Biblioteca Mayor. Y también lo reservado de Robi. Claro, como yo no participaba en la acción no debía enterarme. Era la regla elemental del tabicamiento y la seguridad que teníamos como norma. Pero yo estaba tan contento como si hubiera participado.

La otra acción militar tan grande como la anterior fue el copamiento del Regimiento de Villa María. En mitad del 74, los Decididos de Córdoba, que éramos compañía con aproximadamente 100 combatientes, conformada por cuatro pelotones, cada uno con su nombre, generalmente de un compañero o compañera caída en combate. Mi tarea era conducir un pelotón y copar el puesto número 2. Otro pelotón el puesto número 1 y los otros dos a las Salas de armas. Nos desplazamos sigilosamente, con vestimenta de soldados, y pudimos entrar por un costado del cuartel gracias a las indicaciones de un soldado del Regimiento, que era compañero del Partido. Una vez dentro del Cuartel nos dirigimos al Puesto número dos. El desplazamiento desapercibido se facilitaba porque era sábado a la noche y la mayoría del personal estaba de franco. En el puesto había en su interior varios soldados durmiendo, dos haciendo guardia, adelante del puesto pero muy relajados, y uno adentro sentado en una mesa con el teléfono cableado y (lo peor) con una alarma en la pared al alcance de su mano. De acuerdo a las instrucciones recibidas teníamos que reducir los dos guardias de adelante y en una entrada súbita impedir que el soldado de la mesa accionara la alarma. Todo fue sincronizado: simulando ser soldados los compañeros reducen los dos de adelante y como una tromba irrumpimos en la guardia. Nos tiramos contra el soldado y en la desesperación por apartarlo de la alarma le atenacé el cuello y hasta le mastiqué la oreja. Siempre voy a recordar la imagen desorbitada y de sorpresa de ese muchacho que no entendía nada. Despertamos a los soldados y al suboficial de guardia que tampoco entendían nada. También se copó el puesto número 2 pero la cosa se complicó en el casino de oficiales y en el motel que había sido nuestra base, ahí se dieron fuerte tiroteos. Tuvimos tres bajas de extraordinarios compañeros. Nos llevamos varias toneladas de armas y municiones. Al otro día los Decididos de Córdoba éramos otra vez noticias en las tapas de los diarios.

“Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copia a sus amigos; nueve de cada diez la estarán esperando. Millones quieren ser informados. El Terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad”. (Rodolfo Walsh)

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario