Caso Alejandro Carvajal y las condenas por la rebelión popular como venganza política

Caso Alejandro Carvajal y las condenas por la rebelión popular como venganza política

La condena frente a hechos ocurridos durante la rebelión de octubre, han sido la herramienta de venganza de la casta política que pretende mantener el sistema tal como esta, a toda costa.
PRIMERA LÍNEA REVOLUCIONARIA

El día 8 de noviembre del 2109 fue un día manchado por la fuerte represión hacia las manifestaciones que se llevaron a cabo en la Plaza Dignidad y  sus alrededores, es en este contexto donde un grupo de manifestantes se tomaron la sede de la Universidad Pedro de Valdivia, que posteriormente fue sufrió las consecuencias de varios incendios pequeños dentro de sus instalaciones.

Esto sucedió a pesar de la fuerte presencia de carabineros en la zona, por lo que no se descarta que varios infiltrados dentro de la manifestación iniciaran el incendio por el cual hoy Alejandro Carvajal quien como demuestra su declaración y la falta de pruebas en el caso, no fue una de las personas que iniciaron el fuego en la universidad.

Minutos después de que se iniciara el incendio, Carabineros tomaron detenido  a Alejandro Carvajal Gutiérrez quien se convirtió en el único acusado del incendio a la fecha. Luego de formalizarlo, se le dictó la medida cautelar de prisión preventiva, medida que continúa cumpliendo hasta el dia de hoy.

A 10 meses de su arresto, terminaron los alegatos de clausura y el día de ayer se dictamino la sentencia condenatoria en el Tercer Tribunal Oral en lo Penal de Santiago para el 15 de septiembre próximo. El fiscal jefe de Ñuñoa, Álvaro Pérez, pidió en su contra una pena de 10 años y un día de cárcel.

A Alejandro se le imputa haber tirado líquido acelerante con la intención y voluntad de propagar el fuego que ya había comenzado en algunas partes de la universidad. Esta acción, según el fiscal, fue registrada por cámaras grabadas “por funcionarios de Carabineros que se encontraban en cumplimiento de labores preventivas y de control de orden público en las inmediaciones, y posteriormente funcionarios policiales que se encontraban en otros sectores del centro de Santiago registraron fílmicamente el trayecto que emprende el imputado en su huida para posteriormente ser detenido en las inmediaciones de Metro Moneda”.

Sin embargo no explica como habiendo carabineros en la zona, que precisamente estaban para prevenir, se propagan varios incendios pequeños al interior del recinto y al único que toman detenido es a Alejandro

Durante la investigación el 6 de enero de 2020 Alejandro declaró toda su participación en la manifestación del 8 de noviembre, donde queda claro que no fue el quien incia el fuego y además de esto se le suma el antecedente de varios testigos, quienes aseguran haber visto a Carabineros cerca del origen del incendio minutos antes de que este empezara..

Según su testimonio de Alejandro, el dia 8 de noviembre el llega a las 17.40 a Plaza Dignidad .

«Vi que carabineros lanzaban lacrimógenas. Me puse una polera negra cubriéndome la nariz. Vi gente que corría hacia Vicuña Mackenna, que avanzaba al sur. También avancé. A unas dos cuadras por Vicuña Mackenna, vi un recinto en que la gente se refugiaba por los disparos de carabineros”, declaró Carvajal.

Señaló que esta situación le dio “pánico y una sensación de rabia por la actuación de Carabineros”. Después, dijo que llegó a la parte posterior de la universidad. “Me encontré con una reja que da al parque Bustamante, la salté para salir a la calle y veo que mucha gente, creo que más de doscientas, quienes botan la reja y entran a saquear un local comercial en el interior de la universidad, además que reventaban los vidrios y sacaban un data. Yo ingresé un par de minutos después de la turba. Tomé mi skater y rompí dos ventanas”, declaró.

Aseguró que “escuchaba gente que quería quemar. Yo vi humo en el piso dos y escuché gente que decía que evacuáramos y otros que querían que se quemara. Estaba en el patio y vi una cortina del primer piso, en una ventanal. Intenté prender con el encendedor la cortina, pero no encendió. Retrocedí, siempre dentro de la universidad y veo a un tipo con capucha blanca que tira algo a la cortina y luego veo que se enciende la cortina. Retrocedo y tiré una botella de bebida que había comprado en un quiosco”.

Señaló que después lo detuvo Carabineros. “Luego salí de la universidad, me quedé en el parque Bustamante. Decidí irme a mi casa y me agarra Carabineros. Me fui en skate y cerca de La Moneda veo que Carabineros se me acerca y reaccioné con miedo y retrocedí pero me detuvieron”, indicó.

En relación a los papeles blancos cuadriculados que se encontraron como evidencia, dijo que “no son míos y no entiendo por qué dicen que estaban en mi mochila. No tengo explicación para eso».

Terminó su testimonio señalando que «esto para mí ha sido devastador, considerando que no hay pruebas”.

La criminalización de la protesta y los manifestantes como venganza política

A pesar de que en ningún momento Alejandro niega haber estado allí y a pesar de que en los videos se ve claramente que él no fue quien inicio el fuego, l causa procede ignorando hechos fundamentales que lo exculpan del crimen que se le imputa y ya fue condenado por estar en el momento equivocado y en el lugar equivocado.

La premura con la que se están cerrando los casos de los detenidos de la rebelión popular, después de meses de inacción y desidia frente a sus condiciones de presidio, responden a una campaña de terror que tiene como fin persuadir las inminentes manifestaciones que se van a dar en octubre con motivo del primera aniversario de la rebelión popular.

Es así como saltándose cualquier seriedad en las investigaciones y con la ayuda de pruebas fabricadas están condenando a los presos de la rebelión a penas absurdas que se equiparan con las penas que podrían enfrentar los carabineros que dejaron ciegos a Fabiola Campillai y Gustavo Gatica, ya que la justicia burguesa considera igual de grave quien salió a manifestarse y rompió algo a quien casi acaba con la vida de una persona dejándole secuelas para de por vida.

No cambios sin movilización, la criminalizacion va a seguir

La situación de desamparo político, social y judicial que afecta a todxs lxs chilenxs, no es un problema que se vaya a resolver inmediatamente después del 25 de octubre, además, si la planificación de los protectores del empresariado que estan en el poder funciona, nunca va a cambiar la situación para los chilenxs.

Mientras muchos cayeron en la trampa populista y fantasiosa de creer que las cosas se resolverán por si mismas después de que se apruebe cambiar la constitución, sin fijarse en qué condiciones se están aprobando y porque estas condiciones son totalmente contrarias a los intereses del pueblo, la cruda realidad que le espera a miles de compañerxs detenidxs por manifestarse son años de condenas en penales que nunca debieron haber conocido.

Los cambios necesarios y urgentes deben ser logrados independientemente del plebiscito constituyente, el mundo no se pone en pausa a la espera de este evento, los abusos, la pobreza, la desigualdad siguen carcomiendo las bases de nuestra sociedad.

La lucha no debe terminar, ni postergarse porque los abusos se siguen cometiendo impunemente ye sa situación no va a cambiar ni siquiera cambiando el presidente, si no logramos remover las bases del sistema mediante una verdadera Asamblea Constituyente, el esfuerzo de miles será en vano, y las vidas de jóvenes como Alejandro serán truncadas por la misma institucionalidad basura que sirve a intereses políticos y económicos de los poderosos de siempre.

A no soltar las calles hasta que todxs lxs compañeroxs estén libres

ARRIBA LXS QUE LUCHAN  

“Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copia a sus amigos; nueve de cada diez la estarán esperando. Millones quieren ser informados. El Terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad”. (Rodolfo Walsh)

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario