Chile: ¿TODO SE BASA EN EL APRUEBO O RECHAZO?

Chile: ¿TODO SE BASA EN EL APRUEBO O RECHAZO?

El pueblo chileno ha sido sometido a un escandaloso chantaje que se relaciona con la política de la burguesía chilena y del imperialismo norteamericano para contener las tendencias revolucionarias que se abrieron desde el estallido social de octubre del 2019.
PRIMERA LÍNEA REVOLUCIONARIA

PRIMERA LÍNEA REVOLUCIONARIA

El gobierno Boric ha aumentado la campaña por el “Apruebo” de la Nueva Constitución.

Para mantener la apariencia de una cierta estabilidad, el Banco Central ha gastado mucho dinero con el objetivo de contener la subida del dólar.

El pueblo chileno ha sido sometido a un escandaloso chantaje que se relaciona con la política de la burguesía chilena y del imperialismo norteamericano para contener las tendencias revolucionarias que se abrieron desde el estallido social de octubre del 2019.

La elección de Gabriel Boric, usando como muleta el chantaje de Kast, fue uno de los mecanismos. Un supuesto “progresista”, un “nuevo Allende” que se ha enfocado en mantener las estructuras del sistema intactas.

Para darle “algo” al pueblo chileno, en respuesta al estallido, fue puesto el circo de la Nueva Constitución, que en la práctica mantiene todo lo fundamental de la actual Constitución pinochetista intacto, a pesar de haber sido maquillada en el gobierno de Ricardo Lagos.

La dicotomía que enfrenta el pueblo chileno es mantener la vieja Constitución pinochetista o renovarla con una nueva Constitución pinochetista disfrazada de “nueva”.

La Convención Constituyente significó que la Nueva Constitución fue redactada por el mismo parlamento controlado por la derecha pinochetista.

Todo lo fundamental sigue igual en la Nueva Constitución

Todos los mecanismos fundamentales impuestos por el pinochetismo continúan intactos con la Nueva Constitución.

Las AFPs (fondos de pensión) y las Isapres (salud) que direccionan ríos de dinero fácil para los grandes capitalistas, continúan intactos.

Los Carabineros y las fuerzas represivas continúan intactas.

La militarización del Walmapu continúa intacta.

El derecho pleno a la autodeterminación de los pueblos originarios continuará ignorado.

La dependencia de Chile de los mecanismos impuestos por el imperialismo norteamericano continúan intactos; en primer lugar, principalmente en lo que se relaciona con la rapiña llevada a cabo por medio de la especulación financiera, sea la especulación con la deuda pública o producción depredadora y la venta del cobre por medio de las bolsas mercantiles y futuro.

La entrega de las riquezas nacionales a los grandes capitales no solo continúa intacta sino que el propio presidente Boric ha intentado acelerarla.

Los avances de la Nueva Constitución y la lucha del pueblo chileno

Los avances de la Nueva Constitución son cosméticos.

En relación a las cuestiones laboristas hay avances, algunos de ellos importantes en relación a la ultra represiva legislación vigente que, por ejemplo, solamente permite el ejercicio del derecho a la huelga en las discusiones anuales con la patronal.

Eses avances podrían justificar el voto por el Apruebo. Pero ¿cuáles son los problemas correlacionados?

En primer lugar, caer en la armadilla impuesta por el sistema pinochetista disfrazado de “democracia”. Desviar las atenciones de la agudización de la crisis capitalista con el aumento de la presión de la burguesía sobre los trabajadores y las masas.

El Apruebo Crítico sería una posibilidad. El problema puesto por esta alternativa se relaciona con la necesidad de acompañarla con la organización de los trabajadores a partir de las bases.

En la letra, prácticamente todas las constituciones pueden hacer muchas concesiones. En las leyes que posteriormente las reglamentan esos derechos tienden a ser retirados, principalmente cuando la correlación de fuerzas favorezca los intereses de la burguesía.

Al mismo tiempo, el Apruebo Crítico debería ir acompañado de una fuerte campaña contra el gobierno Boric que, a pesar de las altas dosis de demagogia, en muy poco se diferencia de los gobiernos anteriores, incluso del gobierno de Sebastián Piñera.

Primera Línea Revolucionaria llama al voto nulo el 5 de septiembre.

¡Ni la nueva Constitución ni la Constitución vigente representan los intereses del pueblo chileno!

¡Por una Asamblea Constituyente libre y soberana!

¡Que los delegados a la Asamblea Constituyente sean elegidos a partir de las asambleas populares!

¡Por una nueva Constitución que represente los intereses de los trabajadores y del pueblo chileno!

“Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copia a sus amigos; nueve de cada diez la estarán esperando. Millones quieren ser informados. El Terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad”. (Rodolfo Walsh)

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario