DEL DESGOBIERNO DE PIÑERA A LAS ESTRATEGIAS CARROÑERAS DE LA «OPOSICIÓN»

DEL DESGOBIERNO DE PIÑERA A LAS ESTRATEGIAS CARROÑERAS DE LA «OPOSICIÓN»

La política inhumana de la clase burguesa empresarial que se ha implementado durante el gobierno de Piñera, ha tenido su punto mas álgido en el periodo comprendido entre la Rebelión Popular de octubre y la pandemia actual.
PRIMERA LÍNEA REVOLUCIONARIA

Durante los años anteriores, producto de las leyes que protegen a los empresarios y la impunidad que gozan los criminales uniformados, se venia gestando no solo una crisis social, si no una crisis económica que tiene sus raíces en el funcionamiento del sistema capitalista mundial, pero que en Chile se ve aumentado gracias al sistema jurídico-político-económico que implementó la dictadura y que los sucesivos gobiernos, no han querido desmontar afectando a todas y todos los chilenos.

Al día de hoy, esa crisis se da bajo un contexto de pandemia mundial, que lamentablemente ha golpeado duramente al sector trabajador de la sociedad, pues para nadie es un secreto que el Covid-19 ha sacado a relucir mas duramente todas las falencias del sistema criminal que nos gobierna.

Un pueblo con hambre, sin empleo, con condiciones de salud precarias, explotación de los trabajadores hasta sus ultimas consecuencias, abuso policial desmedido, instituciones criminales que promueven el abuso infantil como el SENAME, asesinatos de líderes indígenas, corrupción, salarios indignos, jubilaciones aun mas indignas y un gobierno preocupado únicamente de asegurar el patrimonio personal de sus aliados y de ellos mismos, son una bomba de tiempo que no va a esperar al final de la pandemia para explotar.

Esta realidad no se le escapa al actual régimen en Chile, y de allí a que se le otorgue una prioridad innecesaria y totalmente violatoria de los derechos humanos, a la criminalización de la protesta social, la búsqueda mediante leyes de la impunidad por violación de derechos humanos de Piñera, la militarización del país y un acuerdo nacional con los partidos que juegan a ser opositores al régimen cuando en realidad son aliados en mantener el sistema de explotación actual.

Es evidente a todas luces que el actual gobierno, busca llegar a un acuerdo donde se otorguen ciertas concesiones para lograr maquillar una gestión nefasta en materia de derechos sociales, dando pie también a la creación de una nueva figura que se presente como una alternativa mas humana al actual régimen y que, a ojos de todos se vea como el cambio positivo justo y necesario para lograr una transición efectiva a un real Estado de derecho, sin embargo esta figura, va a ser levantada por los partidos que han estado apoyando veladamente al actual desgobierno con una nimia oposición y una nula ayuda al pueblo de Chile, partidos que durante años se han hecho el juego mutuamente para mantener el poder en las mismas manos.

Esos partidos que hoy tratan de presentarse como alternativa, son los mismos que se han esforzado durante 30 años en mantener lo esencial del modelo de la dictadura y que lo seguirán haciendo, ahora con un ropaje “social” cuando en realidad, tratan por todos los medios de mantener el mismo sistema que hoy administra Piñera

Esto se ve claramente en las mas recientes declaraciones de la vicepresidenta de la Democracia Cristiana, Carmen Frei, quien oportunamente ha mandado una carta muy dura y aparentemente atinada pidiendo la salida del supuesto epidemiólogo, Jaime Mañalich como ministro de la salud.

¿QUE HAY DETRÁS DE ESTO?

Es importante destacar, que ningún movimiento de las figuras políticas actuales del país se dan por el bien del pueblo en si mismo, y responde mas bien a una agenda concreta.

Las estrategias carroñeras de los supuestos partidos de la oposición, quienes siempre en el momento oportuno buscan abanderarse de causas sociales, reivindicaciones y opiniones generalizadas del pueblo, responden a la manipulación histórica que no nos ha permitido seguir adelante con nuevas figuras políticas y proyectos políticos que si representen verdaderamente al pueblo.

En este caso, las declaraciones de Frei responden a que la Democracia Cristiana, buscó el punto de aprobación general al atacar directamente la mala gestión de uno de los peores ministros del actual desgobierno, haciendo gala de un oportunismo que le permite seguir manteniendo relaciones cordiales con sus supuestos contrincantes políticos, mientras su partido gana cierto nivel de aceptación, al concordar con una opinión generalizada de la mayoría de la población.

Esto se hace únicamente para levantar a su vez la imagen de quien pareciera ser una alternativa diferente, fresca y honesta y empezar a meter la idea en el colectivo general de una futura presidenta llamada Izquia Siches.

Las polémicas en las cuales se ha visto implicada la presidenta del colegio médico, gracias a su postura intolerante contra las políticas criminales de Mañalich y Piñera en el manejo de la pandemia, le han dado popularidad y visibilidad, los ataques de la derecha le han hecho ganar la simpatía de una gran parte de la población, y el antagonismo generado con los actuales representantes del desgobierno han hecho de ella, una figura prominente para gran parte de la población, quien ha empezado a bosquejarla como una opción viable para las elecciones presidenciales.

¿EL CIRCO CONTINUA?

Pero por muy tentador que sea el panorama, no debemos olvidar que este levantamiento de figura no es casual, y las alarmas deben encenderse cuando la aprobación al actuar de Siches, viene avalado precisamente de partidos que tienen un actuar histórico de juego político con la derecha, no hablamos solo de la Democracia Cristiana, también hablamos del Frente Amplio, donde Siches militó antes de ingresar al gremio médico. 

Todo parece indicar que lenta, pero en forma persistente, desde el gobierno y desde los partidos de la supuesta oposición han diseñado un escenario aprovechando la pandemia, para generar un clima que haga olvidar la Rebelión Popular y que sean ellos, quienes puedan canalizar el descontento del pueblo ofreciendo mediante un “acuerdo nacional” una Convención Constituyente amañada y un plan de reformas, que les permita salvar lo esencial del modelo que diseño Pinochet y que tan bien para sus intereses, mantuvo la Concertación y la Nueva Mayoría.

Como una muestra de lo anterior, podemos mencionar que sin hacerse cargo de ninguna de las reivindicaciones mas sentidas por las y los chilenos, todos estos sectores se preparan como si nada hubiera pasado para las próximas elecciones presidenciales y empiezan a perfilar sus candidatos.

Ya los sectores populares no son protagonistas, y solo serán convocados con ofertas de reformas para validar y consolidar el actual sistema de explotación y miseria, que asegure sus gigantescas ganancias.

En las próximas elecciones los partidos políticos van a dejar su actuar históricamente rancio y reaccionario y van a adoptar una postura mucho mas “social” en apariencia, que viene muy de la mano con el actual sentir en Chile, van a apostar seguramente a la creación de figuras políticas nuevas, que se salgan de los protocolos convencionales para volver a darle la vuelta al pueblo, manteniendo como siempre las manos metidas en el gobierno.

Siches podría convertirse en la próxima Bachelet y eso seria lo peor de todo, porque querría decir que otra vez estamos cediendo ante el juego mediático al que elección tras elección nos vemos sometidos, prometiendo cambios, levantando figuras que no son más que títeres políticos que mantienen al pueblo contento mientras se siguen extremando las medidas que van en demerito de nuestras condiciones de vida, mientras ellos siguen saqueando el país.

Preguntémonos antes de ensalzar una figura publica a nivel de protagonismo presidencial, ¿Cuál es el mérito político y social real de dicha figura?  Más allá de su labor al frente del Colegio Médico hasta el momento, el circo mediático que se ha levantado con motivo de la pandemia habla de otro tipo de protagonismo, ya más alejado de hacer correctamente el trabajo en torno a la salud de la ciudadanía, y más hacia un perfilamiento de su figura como persona de interés político.

No nos cansaremos de repetir que el Chile que queremos, viene directamente de la organización social desde la base, viene con propuestas concretas y viene no de protagonismos mediáticos y novelescos, si no de la mano del protagonismo popular  que pide a gritos el respeto y la dignidad que se nos ha negado por mas de 30 años, nosotrxs como pueblo tenemos la labor de organizar efectivamente las políticas por las cuales queremos regirnos y la construcción es colectiva, haciendo caso omiso de quienes nos quieren dorar la píldora con sus nuevas figuras, sea Izquia Siches una de estas figuras o no.

Por todo lo anterior, seguimos diciendo con toda nuestra fuerza:

Juicio y castigo a los criminales violadores de los derechos humanos del pueblo.

Libertad inmediata de todas y todos los presos políticos

Asamblea Constituyente elegida directamente por las bases.

Derogación inmediata del modelo económico

Fin a las AFP y a las Isapres.

Recuperación de todos los recursos naturales.

Reconocimiento inmediato de las demandas del pueblo Mapuche.

Salud y Educación gratuitas y de calidad para todas y todos.

Sueldo mínimo base de 700 mil pesos.

Salarios igualitarios para la mujer.

Fin del patriarcado y de la violencia de género.

Jubilaciones dignas para todas y todos.

Plan de vivienda y construcción para los sin techo.

Y todas las reivindicaciones acumuladas por el pueblo y que son de urgente solución.

Sin lo anterior, mas temprano que tarde la Rebelión Popular nuevamente estallará hasta conseguir que se vayan todos y que llegue el pueblo a dirigir su propio destino.

“Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copia a sus amigos; nueve de cada diez la estarán esperando. Millones quieren ser informados. El Terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad”. (Rodolfo Walsh)

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario