GOBIERNO DE PIÑERA SE CIERRA AÚN MÁS Y NOMBRA UN GABINETE AL GUSTO DE LA UDI

GOBIERNO DE PIÑERA SE CIERRA AÚN MÁS Y NOMBRA UN GABINETE AL GUSTO DE LA UDI

Piñera concretó el cambio de gabinete. Las seis carteras que se movilizan responden a las consecuencias políticas de las últimas semanas en La Moneda. Todo huele a fascismo.
PRIMERA LÍNEA REVOLUCIONARIA

Desde el día que el Gobierno perdió la primera votación en la Cámara de Diputados, el pasado miércoles 15 de julio, se comenzó a hablar de los “daños” políticos que el proyecto le causaría al corazón de La Moneda.

Dos semanas después, un día antes que se puedan comenzar a hacer los trámites para solicitar dicho monto desde las AFPs, se concretó un nuevo cambio de gabinete, movimientos que llegan al centro del Comité Político del presidente Piñera.

La dupla Blumel-Briones fue sindicada como la responsable política de no poder conseguir contener dicha reforma en el Congreso. Así, el principal damnificado político es el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, militante de Evópoli que debutó como secretario de Estado en la Segpres, pero tras los coletazos que dejó la rebelión popular de octubre pasado, debió asumir, casi de improviso, el ministerio que dejaba Andrés Chadwick.

La cirugía mayor de este cambio de gabinete, se refiere a incorporar a los sectores más duros de la colación de Gobierno, pero también hacer pagar el costo de la administración, a quienes se mostraron más díscolos como es el caso de Mario Desbordes, que asume en la cartera de Defensa. Con esta jugada la Moneda pretende controlar al ex policía y arrebatarle, el importante rol que tenía en la Cámara de Diputados. Los nuevos integrantes del gabinete son:

Víctor Pérez (UDI), senador cercano a Jacqueline van Rysselberghe, al Ministerio del Interior, fue alcalde designado de Los Ángeles durante la dictadura,entre 1981 y 1987. Con su nombramiento se confirma el endurecimiento de la represión que tanto ha pedido la UDI desde la rebelión popular, si Gonzalo Blumel fue permisivo y acérrimo defensor de la policía militarizada que nos costó tantas muertes y heridos, con Victor Perez solo se puede esperar una represión más brutal y sanguinaria.

Cristián Monckeberg (RN) a Segpres, luego de un breve pasó en el ministerio de Desarrollo Social

 Karla Rubilar (IND) a Desarrollo Social, quien ha sido la que se adjudica la responsabilidad de todas las malas decisiones de Piñera.

 Jaime Bellolio (UDI) hoy diputado, a la vocería, en reemplazo de Karla Rubilar; 

Andrés Allamand, senador de Renovación Nacional a Cancillería en reemplazo de Teodoro Ribera

 Mario Desbordes, hasta ahora diputado y presidente de Renovación Nacional en la cartera de Defensa, reemplazando a Alberto Espina.

Por lo tanto, son también, cuatro parlamentarios que dejan sus puestos en el Congreso, dando pie a las designaciones que cada partido informará después de este quinto cambio de gabinete.

De esta manera, la derecha se atrinchera y cierra filas, en torno a los ministros antiguos que solo cambiaron de puesto y las nuevas adiciones de las cuales se esperan medidas más acordes a su postura política, y estas no son otras que beneficiar sin importar el costo político, al empresariado

El fascismo en este momento es necesario para Piñera, quien ya perdió el control del gobierno hace rato, y se ve representado en este nuevo cambio de gabinete, ajustándose sus medidas a las propuestas mas extremistas de la derecha, con representantes que no se van a arrugar a la hora de mentir, disfrazar cifras, reprimir y seguir quitandole derechos al pueblo chilenx

“Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copia a sus amigos; nueve de cada diez la estarán esperando. Millones quieren ser informados. El Terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad”. (Rodolfo Walsh)

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario