Heredero del multimillonario Grupo Said reconoce violación en audio filtrado

Heredero del multimillonario Grupo Said reconoce violación en audio filtrado

El heredero del Grupo Said (Parque Arauco, Embotelladora Andina y Scotiabank), Juan Cristóbal Said, una de las fortunas más grandes de Chile, fue juzgado sólo por abuso sexual y debió someterse a un tratamiento de «control de impulsos». Sin embargo, en un audio filtrado el multimillonario reconoce penetración sin consentimiento, es decir, violación.
PRIMERA LÍNEA REVOLUCIONARIA

Si bien el proceso judicial contra Juan Cristóbal Said de 22 años finalizó el pasado martes 23 de febrero, el audio revelado esta mañana por INTERFERENCIA, ocurrido al día siguiente de los hechos, entrega nuevos antecedentes donde el multimillonario, hijo de Salvador Said, reconoce la relación sexual forzando a la joven víctima que nunca entregó su consentimiento.

Según consigna el citado medio de comunicación, el fiscal Felipe Cembrano nunca tomó declaración del acusado y a su vez ignoró una conversación grabada donde Said asume la violación frente un grupo de amigas de la víctima, de iniciales A.Z.V., a la que INTERFERENCIA tuvo acceso y publicó.

«La noche del 13 de octubre de 2018, A.Z.V., junto a un grupo de amigos asistió a ‘una previa’ a la casa de Juan Cristóbal Said, ubicada en la comuna de Vitacura. Said aprovechó de ser anfitrión debido a que estaba sin sus padres en su domicilio. A.Z.V., también tenía a sus padres fuera del país, viajando por Europa. Tras compartir con sus amigos, la víctima se quedó dormida junto a una amiga en la habitación que Juan Cristóbal Said compartía con su hermano. Minutos después su amiga se cambió a otra habitación. Cerca de las cuatro de la madrugada, Juan Carlos Said comenzó a presionar a la víctima para tener relaciones sexuales. En un momento, la víctima afirma que éste le sacó su ropa interior y la violó. Ella pudo tomar sus cosas y salir corriendo. Minutos después, llamó a su hermana, quien la fue a buscar», relata el medio de comunicación.

La denuncia fue interpuesta inmediatamente el día posterior, el 15 de octubre de 2018, mismo día en que un grupo de sus amigas de la víctima grabaron la conversación que es presentada hoy. En ella Said confiesa que:

«Y nada, de hueón le empecé a dar besos, le dije ‘hueón, apáñame’ y la cuestión… la verdad de las cosas, es que yo estaba borrado, borrado, sé que no es la excusa, sé que no tengo perdón, eso lo tengo clarísimo. Puta, ni me acuerdo qué le dije, pero ella me decía, no, que no, pero no un ‘no’ como… ¿estaba sobria ella?. No sé, da lo mismo. Puta, yo lo asumo, que me decía no y no, pero no era un no tan convencida, porque una persona que dice que no, se para y se va. Y si estaba sobria además, o sea había tomado una piscola, no sé, no estaba curada. Una persona normal se para y se va y dice no, no más, ya chao. Puta y yo entendí que si se quedó fue por algo y la hueá, y ahí se malinterpretó todo».

«No me acuerdo cómo partió todo. Le empecé a dar besos…. y supuestamente, ella dijo que le bajé los pantalones, pero no estoy seguro, no te podría decir. Si la cagué, pido perdón, no sé cómo arrepentirme de la hueá. No tengo perdón, no tengo perdón, y a la A[…] la conozco desde muy chica, qué mierda, no sé cómo mierda pasó esa hueá», agrega.

El punto en cuestión que configura el delito de violación es que confirma lo siguiente:

«Lo único que sé es que si se la metí, yo creo que sí, no te voy a mentir».

«No entiendo por qué ella no se fue, por qué dejó que pasara esto», agrega.

“Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copia a sus amigos; nueve de cada diez la estarán esperando. Millones quieren ser informados. El Terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad”. (Rodolfo Walsh)

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario