LA LUCHA DE LOS TRABAJADORES CONTRA LA MASACRE DE BRASIL

LA LUCHA DE LOS TRABAJADORES CONTRA LA MASACRE DE BRASIL

El gobierno Bolsonaro continúa avanzando en los ataques contra los trabajadores y Brasil. La masacre toma varias formas, desde la privatización masiva a cambio de nada, pasando por el desguace de todos los servicios públicos y la destrucción de los derechos de los trabajadores, hasta la entrega de todos los recursos de Brasil.
PRIMERA LÍNEA REVOLUCIONARIA

El gobierno Bolsonaro continúa avanzando en los ataques contra los trabajadores y Brasil. La masacre toma varias formas, desde la privatización masiva a cambio de nada, pasando por el desguace de todos los servicios públicos y la destrucción de los derechos de los trabajadores, hasta la entrega de todos los recursos de Brasil. Y para enfrentar a cualquiera que se atreva a protestar, se está creando el régimen más represivo de la historia.

Se está aprobando un marco legal ultra reaccionario en el Congreso con el apoyo de la supuesta «izquierda» como complemento de las leyes que permitieron las acciones de la Operación Lava Jato y otras.

La Ley de la Ficha Limpia fue aprobada en el segundo gobierno de Lula en 2010. En el primer gobierno de Lula, se aprobó la autonomía de la Policía Federal y el Ministerio Público Federal, instituciones que están bajo el control directo de la derecha.

En los gobiernos de Dilma Rousseff, se aprobaron las leyes “contra el terrorismo”, “anticorrupción” y “organizaciones criminales”.



El por qué de los ataques del gobierno de Bolsonaro


El gobierno Bolsonaro se impuso de la manera más fraudulenta en una elección realizada desde 1926. Los grandes empresarios en alianza subordinada con el imperialismo norteamericano, trataron de avanzar en los ataques contra la población para contener la caída de las ganancias y contener el inevitable aumento de la movilización de las masas.

Mientras se busca entregar todo el Brasil y a los trabajadores se los pone en la puerta del hambre, una juerga real con recursos públicos alimenta los bolsillos de los ricos.

Las recientes revelaciones del Banestado, llevadas a cabo por el Portal Duplo Expresso, revelaron la brutal decadencia que fue la corrupción que implicó la entrega de la mitad de Brasil durante los gobiernos de Fernando Henrique Cardoso. En valores actualizados, el dinero llevado ilegalmente al extranjero a través de las cuentas CC5 del Banestado de Paraná, solo entre 1992 y 1998, equivale a US$ 280 mil millones. Y esa cantidad no es más que migajas en comparación con la tremenda dilapidación que representó la entrega de Vale do Rio Doce, CSN (Companía Siderúrgica Nacional), el sector de telecomunicaciones, bancos estatales, parte de Petrobras, Eletrobras y Correos. .



¿Qué se establece para el próximo período?


La salida para la crisis en Brasil implica en dos políticas. La política de los grandes empresarios y el imperialismo implica en ataques muy violentos contra los trabajadores, la reducción de los salarios por debajo del nivel asiático, en algo alrededor de US$ 100 a US$ 150, para facilitar la repatriación de las grandes empresas, especialmente las norteamericanas, desde Asia para la América Latina.

También está la destrucción de las pensiones, la entrega de todas las empresas públicas a cambio de nada; hiperinflación, depresión económica, desempleo crónico.

La entrega de Brasil requiere la imposición de un Banestado 2.0. Es la rendición de lo que queda de la soberanía de Brasil.

La política en defensa de Brasil, los intereses de la clase obrera y las masas, implica en la necesidad de organizar la lucha por la base. Las direcciones sindicales y del movimiento social están completamente compradas o paralizadas. Es necesario construir cadenas sindicales revolucionarias y de clase. Es necesario impulsar la lucha política basada en los intereses de los propios trabajadores.

Avanza la lucha de los trabajadores en Brasil

Desde el miércoles 8 de julio, los trabajadores de dos unidades importantes de trabajadores de los Correos (en Bahía y São Paulo) iniciaron una huelga ambiental indefinida después de que varios trabajadores dieron positivo en las pruebas de coronavirus.

Activistas clasistas han dirigido esa lucha. La revuelta comenzó por la base de los trabajadores postales, muy atacados por la política del Gobierno de Jair Bolsonaro, que en la voz del superministro de Economía, y el Chicago Boy Dr. Paulo Guedes, quien dijo hace unos meses que los trabajadores de las empresas públicas serían langostas que parasitan los recursos públicos.

El movimiento huelguístico ha avanzado y se ha extendido a varias unidades en todo el país, a pesar de los esfuerzos del Gobierno, la Empresa de los Correos y las direcciones sindicales para romper el movimiento.

Los trabajadores postales exigen condiciones mínimas de trabajo en primer lugar. La Empresa ni siquiera proporciona los EPPs mínimos (Equipos de Protección Personal). Los trabajadores son obligados a trabajar sin guantes, sin la distancia social de dos metros, sin máscaras adecuadas, sin desinfectantes, sin que los locales de trabajo sean desinfectados, sin exámenes de Coronavirus.

Una práctica recurrente ha sido obligar a los trabajadores de los CDDs (Centros de Distribución Diaria), donde trabajan principalmente carteros, a trabajar en CEEs (centro de pedidos y entregas), donde trabajan principalmente los OTT (Operadores de Transbordo y Clasificación) para cubrir las faltas de mano de obra. En medio de la pandemia, esta política de la Empresa ha ayudado a difundir los contagios en las diferentes unidades de trabajo y sobre las familias de los trabajadores.

La falta de medidas sanitarias mínimas plantea la necesidad urgente de organizar la lucha de todos los trabajadores, por Empleos y por la Vida, contra la brutalidad de los ataques del Gobierno Bolsonaro. Debido a la integración total en la práctica, de las direcciones sindicales y de los partidos políticos autodenominados de «izquierda» a las políticas del Gobierno Bolsonaro, la lucha debe ser organizada por la base y con urgencia.

Segunda paralización de los entregadores de APPs y Ubers en 25.7


El 1 de julio, nació un nuevo capítulo contra la masacre de trabajadores y la desigualdad en Brasil. Aproximadamente cinco millones de trabajadores pasaron por encima de los controles de la burocracia sindical, los partidos de la supuesta «izquierda», el gobierno Bolsonaro y las empresas de los APPs.

Principalmente, la movilización se generó a partir de los trabajadores de los APPS, como Rappi, UberEats, etc. quienes lucharon por sus derechos y contra la inseguridad laboral.

Cerraron las calles, cerraron las entradas y salidas de centros comerciales, mercados, detuvieron por completo la Avenida Paulista (la avenida principal de la ciudad de São Paulo), usaron carteles y fueron a pelear. Hubo una gran lucha en todo Brasil.
El movimiento se basó en la sobreexplotación ejercida por las empresas sobre los trabajadores.

Para hacer frente a la crisis actual, el capitalismo busca constantemente reinventarse, con métodos y alternativas que lo ayuden a generar y acumular más ganancias a expensas de la vida de los trabajadores. En este caso específico, la creación de aplicaciones de entrega es una nueva forma de esclavitud para los trabajadores, ya que presupone que supuestamente eles serían «socios» de los empleadores.

Están a la deriva en un sistema depredador y genocida, sin la posibilidad de acuerdos salariales, de reclamar y organizarse; muy precarios y con todos los derechos adquiridos en las últimas décadas (lo que se esperaba) violentados. Estos trabajadores generalmente obtienen menos del 1% de las ganancias, mientras que los capitalistas solo necesitan acostarse y quedarse con el 99% de las ganancias.



¿Cómo lograron los trabajadores de APPS prepararse para una movilización tan grande, sin sindicatos ni organización política?


Los trabajadores de APPs hablaron sobre sus propias necesidades; se vieron obligados a levantarse porque enfrentan el hambre o la muerte por Coronavirus.

No había líderes sindicales burocráticos, lo que resultó ser una ventaja. Fueron los trabajadores de la base social los que se organizaron contra todos los pronósticos.

Los sindicatos y sus líderes ultra burocráticos, que no salen de sus salas con aire acondicionado, son los que desmantelaron y paralizaron todas las luchas, en cada uno de los sectores, tanto en Brasil como en Chile y en los otros países de América Latina. los sindicatos se transformaron de herramientas de lucha en instrumentos de control de los trabajadores, integrados en el estado y controlados por los patrones.

Esta situación ocurre con trabajadores en empresas privadas o públicas. Los trabajadores de las empresas públicas, que están en los planes del gobierno de Bolsonaro para ser entregados por nada (Correos, Eletrobras, Petrobras, más de 180 empresas federales y más de 250 empresas estatales), se han convertido en la prioridad de contención por parte de El gobierno de Bolsonaro, contando para esto con la colaboración de los guardianes de las direcciones burocráticas y vendidas de los sindicatos para entregarlos a los grandes capitalistas para una mezcla, mientras millones de trabajadores son puestos en las calles.

Via. www.gazetarevolucionaria.com.br

“Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copia a sus amigos; nueve de cada diez la estarán esperando. Millones quieren ser informados. El Terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad”. (Rodolfo Walsh)

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario