Lavín ratifica lo que dijimos sobre la Convención de Piñera: votará por el “Apruebo y por cambiar la Constitución”. Porque así salva al sistema de explotación y miseria.

Lavín ratifica lo que dijimos sobre la Convención de Piñera: votará por el “Apruebo y por cambiar la Constitución”. Porque así salva al sistema de explotación y miseria.

La pregunta surge sola ¿por qué un representante de la peor derecha pinochetista y de los empresarios votaría a favor de cambiar la constitución que le ha servido todos estos años?

El pacto entre el gobierno, los partidos políticos y las fuerzas armadas para frenar la Rebelión Popular de octubre, traía su trampa para los sectores populares.

Llamar a un plebiscito y luego a una Convención amañada, donde solo se tienen las opciones de votar por una convención mixta entre los actuales diputados y la mitad de representantes elegidos entre los candidatos de los partidos políticos, o una directa elegida entre los candidatos propuestos por los mismos partidos políticos, hacía que fácilmente la ciudadanía se inclinara por la segunda opción, dejando en manos de los mismos de siempre, la redacción del nuevo instrumento jurídico de la dominación de las clases poderosas del país.

EL ENGAÑO MASIVO

En esa opción, los gastados y viejos representantes del duopolio de poder que son los partidos, que han gobernado durante 30 años con el modelo pinochetista, se sentirán cómodos y emergerán como unos “héroes” que terminaron con la Constitución de Pinochet y poco ya importará que contendrá esa futura constitución.

Lavin y la derecha, lo saben eso muy bien y por eso justamente, promovieron esa salida a la crisis desatada a partir de la Rebelión Popular y como todo buen capitalista, mienten al país y hacen ver que se oponen, que están en contra, cuando en realidad desde octubre del 2019 es su plan maestro.

El plan que les asegurará la permanencia en el poder real durante 30 años más, mientras la gente creerá que, votando esa nueva constitución, todo habrá cambiado.

De allí se desprende la operación política para hacer aparecer ante los ojos del país, a una “derecha social” encabezada por Renovación Nacional más algunos “disidentes” UDI encabezados por Lavin.

Todos ellos están muy claros que La constitución de Pinochet, ya no daba para más y el que el desgaste del modelo, traía bajo su brazo una Rebelión que ponía en peligro todo el sistema capitalista en Chile.

No es que no lo vieron venir, ellos ya lo sabían y hasta se podría llegar a pensar que lo propiciaron.

También sabían que, en el próximo periodo presidencial, la derecha no será gobierno y debían lavarse la cara lo más posible, contándose entre los “reformadores” del sistema capitalista de explotación en Chile, verdadera causa de la crisis.

EL ENGAÑO TIENE UNA FALLA: EL PUEBLO

El engaño es “casi” perfecto, solo tiene una falla: la gente en este periodo aprendió algunas lecciones importantes y ya no será tan fácil, meter el engaño tal como lo hicieron el año 88 vía plebiscito prometiendo una alegría que nunca llegó.

Las bases para impedir este gran fraude y engaño masivo contra el pueblo, empiezan a germinar desde las asambleas territoriales, de las coordinadoras zonales, de la agrupación de distintas organizaciones sociales y políticas que buscan confluir, para generar desde las bases una alternativa auténticamente popular, democrática, participativa, soberana y por, sobre todo, anti sistema capitalista.

De la capacidad de organización, criterios amplios de unidad y de la inclusión como el arma más valiosa, dependerá en gran medida el destino de la Rebelión Popular, aquella que, en octubre de 2019, prometió cambiarlo todo y no conformarse con las migajas que le dejan los capitalistas y políticos.

¡ARRIBA LXS QUE LUCHAN!

“Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copia a sus amigos; nueve de cada diez la estarán esperando. Millones quieren ser informados. El Terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad”. (Rodolfo Walsh)

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario