Los fachos de la Concertación y Nueva Mayoría quieren otro acuerdo con los fachos del gobierno

Los fachos de la Concertación y Nueva Mayoría quieren otro acuerdo con los fachos del gobierno

Cuando el pueblo estaba a la ofensiva contra la dictadura de Pinochet, el imperialismo norteamericano volcó todo su esfuerzo para que las direcciones políticas de la concertación, pactaran con la dictadura y con los empresarios de la época y llegaran a un acuerdo de como administrar el modelo económico terrorista del dictador y de los neoliberales.
PRIMERA LÍNEA REVOLUCIONARIA

Cuando el pueblo estaba a la ofensiva contra la dictadura de Pinochet, el imperialismo norteamericano volcó todo su esfuerzo para que las direcciones políticas de la concertación, pactaran con la dictadura y con los empresarios de la época y llegaran a un acuerdo de como administrar el modelo económico terrorista del dictador y de los neoliberales.

Ese acuerdo en beneficio de la alta clase empresarial que repartía el poder entre los que sostuvieron al dictador y los opositores de última hora a la dictadura que venían también de la burguesía, pusieron a su disposición todas las fuentes de riqueza de Chile, los ahorros previsionales, la Salud, la Educación, sus recursos naturales y hasta los caminos, las carreteras y el aire para hacer de Chile, un paraíso para los empresarios y las empresas transnacionales.

30 años de capitalismo salvaje

Este acuerdo significó 30 años de privatizaciones, sueldos miserables, endeudamiento endémico de las chilenas y chilenos, corrupción a niveles de escándalo, y una dictadura civil de los empresarios, ricos y patrones engendrando una crisis social y económica para los sectores populares que se hizo realmente insoportable y que generó un sistema de violencia permanente sobre la población.

Esta violencia estructural también tuvo expresiones de violencia explícita sobre vastos sectores sociales, donde los muertos, torturados, humillados y encarcelados, se pueden contar por miles, donde el pueblo Mapuche llevó la peor parte del desenfreno represivo.

La impunidad fue otro de los elementos permanentes del sistema de acuerdos formado por la Concertación, la derecha y la llamada “Nueva Izquierda”,  cuando en realidad no es más que otra expresión de la burguesía que simula tener matices de discrepancias con la derecha cuando en la práctica, es un sostén de un sistema despreciable.

El estallido social, sus causas y la maniobra de la Convención

Ante esta situación de asco general, frente a una clase política que no hace otra cosa que proteger sus privilegios económicos, logrados a sangre y fuego de la mano del dictador Pinochet, fue que se produjo el estallido social y el inicio de la Rebelión Popular. No eran 30 pesos; eran 30 años de acuerdos truchos entre los fachos de la Concertación y de la Nueva Mayoría, y los fachos de la derecha. La gente dijo ¡basta!

En noviembre del año pasado, cuando se reprimía con el ejército y las policías, se regaba de muertos, mutilados, heridos y vejados las calles del país, nuevamente corrieron presurosos los mismos actores representantes de los ricos, a firmar otro acuerdo que asegurara cambiar todo para que no cambie nada y seguir su farra de corrupción, inoperancia, explotación, miseria y represión sobre el pueblo.

Acordaron una Convención Constituyente basada en el principio pinochetista de la exclusión de los sectores populares, donde el mecanismo de los dos tercios, asemeja la situación a un virtual veto aún siendo minoría. Tampoco esta convención es plenipotenciaria, ni todos podrán optar a participar por la base y los podridos partidos del sistema tendrán la voz cantante a la hora de elegir representantes.

El nuevo acuerdo de los empresarios y los ricos

Cuatro meses después de aquel acuerdo entre gallos y medianoche, donde los sectores sociales no fueron incluidos, nuevamente los mismos actores de 30 años atrás, concurren presurosos a tratar de imponer un nuevo acuerdo marco, que asegure aún más mantener el sistema con mejoras cosméticas.

Es así que acogiendo el llamado a la “unidad y a condenar los hechos de violencia” que realizó el criminal Piñera, los ex ministros de los gobiernos de la Concertación –Enrique Correa, Soledad Alvear, Mariana Aylwin, Sergio Bitar, Vivianne Blanlot, José Joaquín Brunner, Osvaldo Puccio, Adriana Delpiano, Mariano Fernández, y José Miguel Insulza-, entre otros, publicaron ayer una declaración con un potente llamado a la “unidad nacional”. Unidad entre los ricos y poderosos obviamente.

El documento se titula «Es tiempo de un acuerdo nacional» y está firmado por 231 figuras que formaron parte de la ex Concertación que se autodefinen como «independientes progresistas y exponentes de la centroizquierda democrática».

Allí en parte se puede leer: “Así como el 15 de noviembre se abatieron los muros de la intransigencia ante el peligro inminente que amenazaba a la democracia de nuestro país, hoy las fuerzas genuinamente comprometidas con el sistema democrático y republicano, deben oponer un frente unido, no sólo ante quienes persisten en la violencia política y delictual, sino también para acordar y poner en marcha un inaplazable programa de relevantes reformas para los próximos años, especialmente en paralelo al periodo constituyente”

De esta forma el peligro que la gente en las calles imponga los cambios que reclama y entiende urgentes, hace que los fachos de todos los sectores, decidan unirse en contra del pueblo para acometer pequeñas reformas, reprimir a la gente y salvar el sistema podrido y pestilente que administran.

Nuestra Posición política es clara: adelante con la Rebelión Popular de todo el pueblo

Ante estos graves hechos y futuros escenarios, no cabe otra cosa que avanzar en la unidad del pueblo por la base, rechazar estas maniobras e imponer la salida que la gente reclama en todos los tonos y de todos los sectores: ¡¡Váyanse todos y váyanse ahora!!

Vamos gente buena de todos los sectores a continuar con la movilización más allá del plebiscito de abril y mediante la Rebelión Popular lograr:

La renuncia del criminal Piñera.

La renuncia de todo el parlamento.

Elegir una verdadera Asamblea Constituyente Plenipotenciaria.

Juicio y Castigo a los violadores de los Derechos Humanos.

Implementar la Agenda Social que se elabore por la base con las demandas urgentes de los sectores populares.

Primera Línea Revolucionaria, propone este claro camino de lucha al pueblo para derrotar el acuerdo de los ricos.

Ustedes ya saben que toda la Primera Línea y sobre todo Primera Línea Revolucionaria, nunca se rendirá y seguiremos en las calles.

¡Vamos todas y todos con todo porque si no pa’ que!

¡8 y 9 de marzo huelga general feminista y de todo el país!

¡Hasta que la dignidad se haga costumbre!

Primera Línea Revolucionaria.

“Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copia a sus amigos; nueve de cada diez la estarán esperando. Millones quieren ser informados. El Terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad”. (Rodolfo Walsh)

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario