¡POR UN CHILE Y WALLMAPU LIBRES, TODAS Y TODOS AL COMBATE!

¡POR UN CHILE Y WALLMAPU LIBRES, TODAS Y TODOS AL COMBATE!

REDOBLAMOS NUESTRA LUCHA DESDE LA REBELIÓN Y DECIMOS: ¡TODXS AL COMBATE! ¡A LOS PUEBLOS DE CHILE DESDE WALLMAPU HASTA ARICA! ¡A LOS PUEBLOS DE NUESTRA AMÉRICA ABYA YALA!

HERMANAS Y HERMANOS:

Desde octubre del año pasado, el pueblo de Chile y el pueblo Mapuche, se han unido en franca Rebelión contra el sistema capitalista que nos condena a vivir en la miseria, en la injusticia y en el abandono más absoluto. Para este sistema criminal, ambos pueblos solo somos mano de obra el servicio de sus ganancias obscenas.

La Rebelión nos ha costado muertos, heridxs, mutiladxs, violadxs, vejadxs y encarceladxs, pero hemos recuperado una parte de nuestra dignidad y nos hemos reencontrado como hermanxs con las mejores tradiciones de lucha de nuestros pueblos.

El sistema capitalista de los ricos y poderosos se ha atrincherado en las esferas del poder y solo ha respondido con más represión mientras que ha cocinado un pacto y un acuerdo hecho a la medida de los poderosos para redactar una nueva constitución totalmente alejada de la genuina participación popular. Los ricos han recurrido a los mismos partidos políticos de siempre que han gobernado por 30 años, para que sean ellos en “representación nuestra” quien nos diga que tipo de constitución vamos a tener.

El movimiento social que ha dado lugar a la Rebelión no ha sido tomado en cuenta en ningún momento y solo se le ha convocado como si ese camino fuera el único posible de recorrer.

Mientras todo esto ocurría, los partidos políticos que se dicen de izquierda, han escondido la cabeza y se han sumado sin mucho chistar a los acuerdos de las cupulas corruptas y criminales de empresarios y políticos que hacen todo lo posible por volver a su “normalidad” de hambre y miseria para los pueblos, tanto chileno como mapuche.

La pandemia que azota al mundo, solo vino a ratificar que es todo el sistema el que está podrido evidenciando un sistema económico y de salud solo al servicio de los poderosos.

Cerca de 20 mil muertes han puesto el pueblo chileno y mapuche como producto de sistema de salud que soló busco poner a salvo la economía de empresarios burgueses que no trepidaron en decir que, aunque murieran trabajadores, la economía no se tenía que detener.

La pandemia también ha servido para un escandaloso traspaso de dineros públicos directamente al bolsillo de los burgueses, mientras tanto los efectos de la crisis, tenían que pagarla lxs trabajadores aún a costa de una parte de sus ahorros previsionales.

La pandemia también le puso un paréntesis a la Rebelión en forma obligatoria. Paréntesis que fue hábil y criminalmente aprovechado por el régimen para con el entusiasta concurso de la Concertación, El Frente Amplio, la derecha y en algunos casos inclusive del PC, promulgar y poner en trámite cerca de 30 leyes represivas en extremo donde destaca, la ley de inteligencia, que busca la infiltración y destrucción de los movimientos sociales.

En este marco fue que el gobierno decretó un estado de emergencia y toque de queda que solo ha servido para reprimir a lxs pobladores en todo el país y sancionar con penas draconianas inclusive a mujeres que pedían auxilio a las fuerzas represivas y que habían sido victimas de violación.

En conjunto con lo anterior, el régimen se ha lanzado en picada contra lxs trabajadores generando una tasa de cesantía cercana a los dos millones de personas con el fin de generar condiciones para precarizar aun más los salarios y arrebatar antiguos derechos de lxs trabajadores.

Ante este escenario de ataque las clases trabajadoras, el silencio de organismos sindicales tales como la Central Unitaria de Trabajadores, se puede interpretar como complicidad o estupidez.

Durante este periodo de pandemia, estos organismos se auto decretaron confinamiento y no fueron capaces de levantar siquiera una declaración ante el brutal ataque del sistema capitalista hacia las clases trabajadoras a pesar que la clase obrera es la clase social que más muertes ha tenido producto de la pandemia.

Todo lo anterior se ha agudizado por el brutal ataque al pueblo hermano mapuche que elevado su lucha en solidaridad con el pueblo chileno y por la libertad de lxs presos políticos mapuches y chilenos.

El régimen ha puesto sobre la mesa un escenario de ensayo de guerra civil, utilizando para eso a grupos fascistas armados que, en colusión con las fuerzas represivas, han descargado su odio de clase contra quienes se movilizan en defensa de los derechos humanos y por salvar la vida de los presos mapuches en huelga de hambre ya por 95 días.

Ante todo lo anterior, el pueblo chileno y mapuche han respondido con movilización y lucha a veces con ribetes heroicos, pero no es suficiente. Se hace necesario la irrupción de cientos de miles, de millones y hombres y mujeres que le devuelvan la iniciativa al pueblo y pongan a la defensiva a los sostenedores del régimen.

El pueblo puede y debe pasar a la ofensiva e imponer un escenario bien diferente al actual y en esa dirección trabajamos sin claudicar ni someternos al itinerario del régimen.

Es por eso que hoy llamamos al conjunto de las clases trabajadoras, a las mujeres, estudiantes, pobladores, sexo diversidad y al conjunto del pueblo chileno y mapuche a tomar las siguientes medidas:

– Desarrollar la unidad más amplia desde la base social en todos los territorios del país expresada en Asambleas Territoriales conformadas por chilenos, mapuches, estudiantes, trabajadores, pobladores, mujeres y toda la población que quiera un país más justo.

– Que cada Asamblea Territorial elabore su propio plan de lucha y reivindicaciones sectoriales.

– Que se ejerza desde la base la democracia directa eligiendo sus voceros entre lxs más destacadxs luchadores de cada sector que se comprometan con ese plan de lucha y lo defiendan en forma consecuente pudiendo ser removidos de inmediato por la propia Asamblea en caso lo anterior no ocurra.

– Que todas las Asambleas Territoriales y las organizaciones sociales concurran a una Gran Asamblea de todo el Pueblo.

– Que esta Gran Asamblea de Todo el Pueblo exija la renuncia inmediata del genocida Piñera, de todos sus ministros, de todos los intendentes y gobernadores.

– Que exija la renuncia de todo el Congreso Nacional por incompetencia y complicidad por graves crímenes contra el pueblo.

– Que convoque de forma inmediata a una Asamblea Constituyente, plurinacional, plenipotenciaria, genuina y elegida por la bases sociales por voto popular directo de lxs constituyentes.

En lo inmediato impulsamos la lucha por:

¡Libertad inmediata a todas y todos los presos políticos mapuches y chilenos sin ninguna condición!

¡Sueldo mínimo de 700 mil pesos que permita paliar en parte los efectos de la crisis que provocaron los capitalistas!

¡Juicio y castigo a los criminales civiles, policías y militares que han cometido graves violaciones a los derechos humanos!

¡No pago de los servicios de luz, agua, gas, dividendos y telecomunicaciones por al menos 120 días!

¡Dejar nulos todos los decretos y leyes que significan el traspaso de recursos públicos a los grandes empresarios!

¡Fin de inmediato al sistema de AFP y de Isapres!

¡Nacionalización de todos los recursos naturales y mineros hoy en manos de empresarios privados y de empresas transnacionales!

¡Confiscación inmediata de todas las fortunas mal habidas producto de la corrupción, el robo, narcotráfico y tráfico de influencias!

¡Plan Nacional de Alimentación de emergencia para toda la población de bajos ingresos!

¡SON 30 AÑOS, VAMOS POR NUESTRO FUTURO!

¡SOLO EL PUEBLO SALVA AL PUEBLO!

¡ROMPAMOS LA TRAMPA, ASAMBLEA CONSTITUYENTE LIBRE Y SOBERANA!

¡POR UN CHILE Y WALLMAPU LIBRES, TODAS Y TODOS AL COMBATE!

Santiago, 6 de agosto de 2020

PRIMERA LÍNEA REVOLUCIONARIA

“Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copia a sus amigos; nueve de cada diez la estarán esperando. Millones quieren ser informados. El Terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad”. (Rodolfo Walsh)

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario