SOLIDARIDAD SIN BOLETA

SOLIDARIDAD SIN BOLETA

Luego de la denuncia del abandono y pérdida de contacto con Brandon Rojas, preso político, algunas reflexiones, duras pero necesarias.
PRIMERA LÍNEA REVOLUCIONARIA

Por: Paula Del Río

Mayo 2021

En Dictadura nacieron muchas organizaciones ante la urgencia de encontrar familiares y amigos que habían caído en las manos represivas del régimen militar.

Se crea – como muchos podrán recordar- la Vicaría de la Solidaridad, el CODEPU, CODEJU, FASIC, por nombrar algunos, en aquellos días si algo se respiraba en el territorio – aparte de la incertidumbre de sobrevivir al día- era la SOLIDARIDAD.

Cada uno desde sus espacios, aportaba con lo que podía, todo siempre era bienvenido. Había quienes llegaban a las poblaciones para ayudar en las ollas comunes,  escuelas de instrucción política, escuelas populares que se realizaban  sentados en la cuneta, haciendo comprensión lectora para los pequeños, estaban también quienes hacían filas en las cárceles para acompañar a los presos, muchas veces no nos conocíamos pero no era impedimento para abrazarnos y conversar, los y las que escribían cartas para quienes estaban sin visitas, estaban los que recogían los nombres de quienes desaparecían y corrían a la vicaría para dejar registro, quienes vendían lo que se realizaba en los talleres que realizaban los PP: las palomitas de la libertad.

Tantas acciones se llevaban a cabo para nunca sentir que estábamos solos, mantener ese sentimiento de solidaridad nos hizo conquistar espacios, nuestros presos lograron estar organizados, cuidarse dentro de lo que se podía, presionar por exigencias de visitas y mejores condiciones, lograr visitas como la de las Abuelas de la Plaza de Mayo por ejemplo. Así caminábamos, haciendo de esa vida lo más unida posible.

El 06 de diciembre de 1990 fui detenida cuando realizaba una vocería en el paseo ahumada, en contra de la visita de George Bush a nuestro país. En ningún momento se perdió mi rastro, siempre hubo alguien pendiente de lo que pasaba conmigo, al obtener libertad, me enteré que quien había llevado mi causa había sido Nelson Caucoto, gracias a él hoy puedo contarlo.

Jamás salió un peso de mi familia para mi defensa, así fue como miles de jóvenes que pasamos por las cárceles del país.

¿Por qué hago esta auto referencia?, la solidaridad tanto de organizaciones sociales como de los países hermanos, permitieron que muchas de las situaciones que requerían ser solventadas pudieran llegar a quienes las necesitaban sin factura…

Hoy con profunda rabia, veo como todo se mercantiliza, todo lleva cobro con todo se lucra y se perdió el sentido de la lucha contra el imperialismo.

Si no hay registro grafico nada existe, se levantaron muros gigantes para no ver la realidad y se quedaron dentro de ellos con opiniones de redes sociales, llenas de letras de lucha…

Pues bien, la lucha es aquí y ahora, no hay más tiempo del que ya les han robado a nuestros presos, no podemos seguir esperando un gobierno irreal que cambie lo que en 47 años no ha cambiado, porque ya hemos perdido tanto y a tantos…

La nueva normalidad, la Alegría ya viene 2.0, ni la falsa victoria del plebiscito podrán acallar la rebeldía de los explotados ya que el proyecto de ley “que concede indulto general por razones humanitarias a las personas que indica y por los delitos que señala” no sería aplicable a todos los presos políticos, se busca desviar el origen de la lucha indicando:

“Se argumenta que, atendido el perfil de la mayoría de las personas afectadas por las detenciones, se hace a lo menos cuestionable la exigencia de reproche penal a su respecto. En efecto, se trataría en su mayoría de jóvenes que han vivido en la pobreza o marginalidad social “que han sido históricamente vulnerados en sus derechos humanos, especialmente sociales y económicos, carentes de una adecuada protección social, especialmente en cuanto al goce de sus derechos a la educación y a la salud física y mental”. Todas estas circunstancias dificultarían la exigencia de una conducta “socialmente adecuada”.

Exigimos saber el lugar de detención y el nombre de cada uno de los presos políticos, que sus situaciones sean públicas, solo la presión social podrá abrir los barrotes, los presos son del pueblo, no de las coordinaciones que lucran con ellos, demandamos a las organizaciones ponerse a disposición de las familias, a reclamar junto a nosotros su inmediata libertad, porque a base de movilizaciones se logran los avances y la calle es el instrumento de lucha.

La resistencia se hace en los territorios no en la institucionalidad.

Libertad a todos los hermanos presos políticos chilenos y mapuche.

“Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copia a sus amigos; nueve de cada diez la estarán esperando. Millones quieren ser informados. El Terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad”. (Rodolfo Walsh)

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario