DEL REPUDIO POPULAR EXPRESADO EL 25 DE OCTUBRE CONTRA EL SISTEMA, A LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE DEL PUEBLO.

DEL REPUDIO POPULAR EXPRESADO EL 25 DE OCTUBRE CONTRA EL SISTEMA, A LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE DEL PUEBLO.

La principal tarea es fortalecer el Movimiento por una Asamblea Constituyente, única forma organizativa que puede llevar adelante el Programa de reivindicaciones y transformaciones para construir un nuevo sistema político.
PRIMERA LÍNEA REVOLUCIONARIA

El pronunciamiento popular del 25 de octubre es una ratificación en el amañado terreno electoral, del repudio masivo al régimen, a su Constitución pinochetista, la misma que durante 30 años avalaron los partidos de la derecha y de la Concertación y Nueva Mayoría.

Son los mismos partidos que urdieron el pacto del 15 de noviembre para contener y enfrentar la Rebelión Popular iniciada el 18 de octubre de 2019.

Ese pacto se hizo para que la elección impidiese que se convoque a una Asamblea Constituyente Plurinacional Libre y Soberana. En la votación, solo podíamos optar por esa “Convención Constituyente” que nace maniatada por las reglas impuestas por el pacto.

Los partidos del sistema se reservan para ellos el poder de veto a los planteos e intereses de las mayorías. Con un tercio de los constituyentes, la minoría puede impedir cualquier cambio de fondo. La votación aplastantemente mayoritaria del 25 no resuelve este problema.

Pero sobran las razones y la fuerza para exigir la renuncia del gobierno criminal. Es un triunfo político que nos da aliento, nos da más fuerza para seguir rompiendo las trampas. No hubiese habida ninguna elección sino hubiese Rebelión.

La clase empresarial, sus partidos, sus Carabineros y sus Fuerzas Armadas, todavía tienen los resortes del poder político, económico y militar. Tienen sus medios masivos de tergiversación para seguir mintiendo, engañando.

MANTENER LA CALLE Y ELEVAR LA ORGANIZACIÓN

Pero en las calles y las plazas, en las manifestaciones y asambleas, hemos aprendido a luchar. Aquí, en el terreno de las luchas de calles y de nuestra democracia asamblearia, el régimen no tiene voz ni voto: solo tiene balas. El régimen violento intenta legitimarse como “democrático” por haber montado esta votación. No olvidamos que Piñera nos declaró la guerra antes de urdir sus nuevas trampas. Acusa de violento al pueblo en Rebelión y de antidemocrático al pueblo en Asamblea. Este es el centro de la lucha y no debemos dejarnos confundir.

Toda la energía de las luchas callejeras y de los debates asamblearios debemos dirigirla para organizar y construir más poder popular de lo que hemos hecho en un año de Rebelión. La principal tarea es fortalecer el Movimiento por una Asamblea Constituyente, única forma organizativa que puede llevar adelante el Programa de reivindicaciones y transformaciones para construir un nuevo sistema político.

Las instituciones del régimen no dan cabida a esas necesidades. El capitalismo ha demostrado que es incompatible con la democracia. El capitalismo ha demostrado que no puede resolver los problemas de la clase trabajadora de las ciudades y las minas, de los campos y los puertos. El capitalismo no puede dar una solución a los actuales y futuros jubilados. El capitalismo ha convertido a la salud y la educación en mercancías inalcanzables para las mayorías populares. La burguesía no aceptará nunca la autodeterminación del pueblo mapuche. El sistema patriarcal burgués no resolverá las demandas de libertad e igualdad de los movimientos feministas.

Por todo lo anterior, necesitamos construir un Poder Popular Constituyente que rompa las nuevas trampas. Con esa fuerza, debemos irrumpir en todos los terrenos. Debemos seguir construyendo esta nueva identidad colectivista y solidaria. Que la voz de la Rebelión y del Negro Matapacos retumbe hasta dentro de sus cenáculos parlamentarios hasta que la tortilla se vuelva y la Dignidad se haga costumbre.

PRIMERA LÍNEA REVOLUCIONARIA

“Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copia a sus amigos; nueve de cada diez la estarán esperando. Millones quieren ser informados. El Terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad”. (Rodolfo Walsh)

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario